domingo, 27 de mayo de 2012

115. VINCULADOS


Una de las grandes cosas que tienen los pueblos pequeños es que son ajenos al fenómeno de la fama. La esencia del pueblo es la buena vecindad, mientras que el éxito es asunto urbano. Y ya no digamos la "gloria", que suena a endiosamiento o pseudorreligión. Recuerdo una conferencia que dio la escritora Espido Freire en Logroño, en la que contaba que después de que le dieran el premio Planeta volvió a su pueblo (creo que era Llodio) y las amigas apenas le dedicaron un par de minutos para volver enseguida a hablar de sus cosas, de las cosas importantes: los novios, los amores, y los asuntos del pueblo.

Pero aunque no seamos deudores de la fama, no dejamos por ello de comentarla, especialmente cuando se trata de alguien del pueblo o de alguien vinculado a nuestro pueblo. Hace unas semanas fue mi hermano a un concierto lírico en el Riojaforum y al oír a la señora de al lado que la pianista tenía algo que ver con Anguciana, le dio un bote el corazón. Y tanto que tiene que ver con Anguciana, dijo mi hermano, si es la hija de la Flor Mari (!) la nieta de Ramón Triana y la Puri. Al encontrar esta foto suya en internet, le he encontrado un cierto parecido con su tía, la Pili, y yo también he visto mi pueblo en el recuerdo. Para quien no lo sepa, se llama Nuria Ollora Triana.



También me he sentido orgulloso estos días al ver en los periódicos y televisiones que al marido de la Ali, la hija de José Luis Loyo y Alicia, le habían elegido rector de la Universidad de La Rioja.


José Arnáez Vadillo, o mejor Josete, que así es como le conocemos los amigos, es de Haro y por su segundo apellido siempre me recuerda a la tienda de su tío, Colchonería Vadillo que estaba en Ventilla, casi llegando a la plaza de los Carros a mano derecha. Siendo niños solíamos ir a esa tienda a comprar los perdigones para la chimbera y eso se le queda a uno grabado para toda la vida. Tuve la suerte de hacer un trabajo con Josete nada más instalarme como arquitecto en Logroño. Fue un estudio territorial de comarcalización de La Rioja, asunto que vuelve a la actualidad de tanto en tanto cuando se habla de juntar municipios. Se ve que estos de la ciudad no dejan de querer hacernos como ellos, de intentar que seamos más urbanos y menos de pueblo. Pero lo tienen claro. 

Porque por muchos periodistas que les entrevisten o mucho ringorrango que se den, para nosotros todo el mundo es hijo de tal o de cual, el marido de este o de la otra. O sea, como todos.