miércoles, 2 de julio de 2008

INDICE DE LAS 50 PRIMERAS ENTRADAS

Un blog no es exactamente un libro pero se le parece, sobre todo si ordenamos su material y le hacemos un índice. Para ser un libro del todo habría que buscar patrocinador, cerrarlo, corregirlo, diseñarlo, enmaquetarlo, y darlo a la imprenta. No es esa mi intención al hacer este primer índice. Como llega el verano e inevitablemente me alejo del ordenador, creo más bien que es momento de parar un poco en la escritura y difusión y de dejarlo estar ahí un tiempo antes de volver con más fotos e historias.
Me encantaría que este periodo veraniego en el que suelo ir más por el pueblo, sirviera para incrementar mi fondo fotográfico con posibles aportaciones de los lectores, así como ideas, correcciones y datos de mi muy limitada memoria del pueblo.
No cierro el blog ni me despido de él con el parón veraniego. Sea este índice algo así como un “hasta luego” o “hasta una segunda remesa de fotos”. Mientras tanto mi correo (juandiezdelcorral@gmail.com) sigue abierto, o mejor dicho, más abierto que nunca a las aportaciones y sugerencias.


1. PRESENTACION. Con una fotografía en color de la vieja plaza del pueblo en 1964.
2. LA PLAZA. Inicio el blog con otra foto de la vieja plaza y el comentario de sus detalles.
3. LA PLAZA DE LA IGLESIA. Lo que hoy es una gran plaza unificada y triangular antaño eran dos espacios contiguos pero distintos.
4. LAS FOTOS DE LA ESCUELA. Una foto de los años veinte con don Sixto, otras dos de finales de los cincuenta con don Sixto y doña Feli, y otra muy curiosa de don Sixto con los hombres del pueblo.
5. VEINTICINCO AÑOS DE PAZ. Una curiosa foto de 1964 en la que el pueblo se reunió debajo del balcón del Ayuntamiento.
6. LA IGLESIA. Dos fotos de la evolución del edificio más simbólico del pueblo y de sus alrededores.
7. LA FOTO CUARTA DEL POST 4. Mi padre me ayuda a identificar a la mayoría de los hombres de la esa foto colectiva.
8. LA VISITA DEL GOBERNADOR. Reportaje de Albe y Calleja de tan señalado acontecimiento al hilo de las celebraciones de los veinticinco años de paz.
9. LA FUENTE. Cinco viejas fotos para intentar reconstruir la memoria de un lugar muy especial.
10. EL CASTILLO. Las tres fotos más viejas que tengo del castillo de Anguciana cuando aún no se había construido el convento.
11. JAIME MARIN. Homenaje a uno de los primeros bilbainos de Anguciana (querido amigo y excelente fotógrafo) con dos fotos suyas de 1963.
12. LA CALLE ARRIBA. Tres fotos de la calle principal del pueblo.
13. LA CALLE DE LA IGLESIA. Fotos viejas y nuevas para recordar todo el caserío de esta céntrica y ordenada calle.
14. LAS CALLEJAS. Pequeño recorrido histórico entre el hito arquitectónico que la dignificó (el depósito de la aguas), y el desorden urbanístico posterior.
15. LA CARRETERA. Seis fotografías para dar cuenta de sus diversos tramos, del excelente lugar que se creó a su paso por el pueblo entre la tapia del convento y la de nuestra casa, y de cómo está ahora.
16. EL RIO. Uno siempre piensa que los ríos son para siempre y nunca cambian, pero el Tirón nunca ha dejado de sorprendernos con sus constantes transformaciones.
17. LA PESCA DE CANGREJO A RETEL. Una vieja fotografía familiar para ilustrar aquella entrañable afición que nos llevaba junto al río en las tardes de verano.
18. LAS CRECIDAS. Cinco fotografías del siempre impactante espectáculo de las crecidas, de cuando mi padre luchaba como alcalde para salvar las choperas municipales de las avenidas del río.
19. EL PUENTE. Cuando tenía barandillas de piedra.
20. TRES FOTOS MAS DEL PUENTE. La belleza de aquel puente la usamos como fondo de nuestras primeras fotos. Aprovecho también la ocasión para hacer una pequeña e irónica crítica sobre cómo ha sido tratado luego por la ingeniería provinciana.
21. EL FRONTON. Lugar querido donde los haya por la miles de horas de juego y hasta de espectáculo habidos en él, amén de las consideraciones sobre su acertada ubicación.
22. INAUGURACION. La inauguración de una de las reformas del frontón es ocasión de ver otro par de fotos colectivas del pueblo y de hacer una evocación del franciscano padre Francisco.
23. ENTREGA DE TROFEOS. Tres fotografías de Calleja en una entrega de trofeos sirven para recordar los espléndidos días en que el frontón se convirtió en el centro social del pueblo.
24. DE FIESTA A HARO. Una curiosa perspectiva en picado de un remolque lleno de gente del pueblo camino a Haro.
25. LAS MESAS. El lugar ideal de las romerías de las fiestas de primavera y verano.
26. LAS CUEVAS. El otro gran lugar de esparcimiento (esta vez compartido con trabajos estacionales) de Anguciana.
27. EL PARQUE INFANTIL. El comienzo simbólico de la modernidad se inicia con la urbanización de la gran plaza-cruce de caminos del pueblo, aunque en las primeras cinco fotos que aquí pongo aún no hay coches.
28. PROCESION DEL CORPUS. Tres fotos de Calleja en una de las tradicionales celebraciones religiosas con el viejo badén y el nuevo parque infantil como escenarios.
29. LA MOTORIZACION. Sobre la aparición de las diversos vehículos de tracción mecánica que cambiarían para siempre nuestras vidas y nuestro pueblo.
30. ORECA. Evocación del vacío lugar al otro lado del pueblo que el turismo bilbaino acabaría por llenar de casas. .
31. LA ERMITA DE LA VIRGEN. A diferencia de lo que le ha pasado a la ermita de San Bartolomé en Oreca, invadida de casas alrededor, gracias al camposanto adjunto y a su la especial ubicación al borde la Loma, la ermita de la Virgen sigue siendo prácticamente un lugar intacto.
32. LA BAJADA DE LA VIRGEN. Fotos de todos los tiempos del festejo más importante de la ermita.
33. EL BADEN. Con este post sobre mi “kilómetro cero”ya desaparecido pretendía iniciar una serie de microgreografía urbana.
34. EL CINE. De la microgeografía volví raudo a la arquitectura para comentar la corta y azarosa vida de ese curioso edificio.
35. FUNCION EN LAS ESCUELAS. A falta de grandes espectáculos externos, los propios vecinos intentaban suplirlos organizando “funciones” locales.
36. EL TIRO AL PLATO. Calleja también hizo el reportaje de este concurso deportivo que suscitó mi atención por la mesa que daba prestancia al jurado y los trofeos.
37. UN CONCURSO DE PESCA. Otro concurso deportivo ocasional con poca tradición porque la caza y la pesca en Anguciana eran asuntos más ligados a sus trofeos gastronómicos que deportivos.
38. FUTBOL INTERNACIONAL. Como partidos de fútbol no se organizaban muchos, aquel que se hizo como homenaje al veraneante y árbitro internacional Juan Gardeazábal fue todo un acontecimiento.
39. DEPORTES DE INVIERNO. Antes de que se crease Valdezcaray nuestra imaginación convirtió un ribazo de Fuente la Virgen en una estación de esquí.
40. GRUPO JOAQUIN. Dos curiosas fotografías de un grupo de parientes y parejas jóvenes en torno a la figura de Joaquín Angulo.
41. LAS NUEVAS ESCUELAS. Primeras fotos de los grupos de alumnos de las nuevas Escuelas y de su entorno.
42. EL TELECLUB. Donde se cuenta que las viejas escuelas albergaron nuevas funciones “culturales” antes de su definitiva desaparición.
43. MAS FOTOS DE LA PLAZA. Gracias a ciertas fotos personales u ocasionales vamos descubriendo casas, fachadas e imágenes perdidas del pueblo.
44. DON GREGORIO Y EL LATIN. Semblanza del último cura que dijo las misas en latín y reflexiones al hilo de ello sobre temas tan transcendentales como la palabra y la muerte.
45. DON HONORATO. Tras el maestro y el cura, no podía faltar la semblanza del médico en la pintura de aquel pueblo en los años sesenta. El motivo, las fotos de la boda de Adita Angulo.
46. LAS CIGÜEÑAS. Post con el que inicio una pequeña serie en recuerdo de los animales más significativos del pueblo.
47. LAS GALLINAS. Recuerdos lejanos del corral de casa y de viejos dichos y costumbres.
48. LAS OVEJAS. Los rebaños de lanar me sirven para recordar y homenajear a sus pastores, Castito, Fede, Lázaro y Fermín.
49. LA DULA. Célebre organización colectiva de pastoreo de vacas que tuvo como último dulero a Benjamín.
50. LOS PERROS. Evocación de los perros de casa conforme a una secuencia de fotos familiares.

martes, 1 de julio de 2008

50. LOS PERROS



Como no tengo apenas fotografías de los caballos, mulos y burros que había en el pueblo, siendo seguramente estos los animales más importantes para el transporte y las faenas agrícolas; y como tampoco tengo fotos de esas estampas tan bonitas de perros vagabundeando sueltos por el pueblo, que es como a mi siempre me ha gustado verlos, voy a acabar esta pequeña serie de los animales que convivían con nosotros en Anguciana mostrando algunas fotos familiares en la que los perros eran siempre como uno más de la familia. Y es curioso que sea así porque una de las muestras más curiosas del afecto por los perros es que casi siempre se les incluía en las fotos.

Cada casa tenía su perro o sus perros y los más callejeros eran conocidos en todo el pueblo por la relación con sus amos lo que solía dar lugar al siempre irónico y a veces injusto refrán de que “tarde o temprano el animal se parece al amo”.

Además de ser conocidos por sus nombres, los perros han pervivido largo tiempo en la memoria de sus dueños. Es por ello que pongo aquí los perros que hubo en casa de mi abuelo, porque aunque yo nunca los conocí, he oído hablar mucho de ellos y los he visto en las fotos que se guardaban en casa. La imagen con la que abro este post es de una foto de mi abuela Dolores con una perrita pequeña que tenía que se llamaba “la petit”, aunque también tenían otros dos perros más, “el turco” y “el terrible”. El primero de ellos era tan venerado por mis tíos que hasta le hicieron una fotografía como único protagonista. En la otra que pongo a continuación pueden verse a mi tío Pedro Pablo y a mi padre con “el terrible” y “la petit” y con un pequeño cachorrillo a los pies de ésta.




La forma tradicional de deshacerse de las largas camadas de las perras es uno de los recuerdos más dolorosos de mi niñez porque jamás digerí bien lo de que se les tirase al río a las pocas horas de nacer. Pero era ley de vida porque los perros se reproducían según leyes que ya no casaban con su naturaleza urbana. “La dali”, una perrucha callejera que tuvimos en la infancia nos hizo sufrir mucho con el trágico destino de sus numerosas camadas, pero ahí la tenemos con nosotros en dos preciosas fotos familiares que nos hizo Jaime Marín. En la primera, donde posamos los cinco hermanos mayores, aparece cogida "la dali" por mi hermano Ricardo que es quien la trajo a casa; en la segunda imagen, tomada en una de las últimas veces en que se reunieron en Anguciana todos mis tíos con sus mujeres, es la prima Elvira, hija del tío Justo, quien hace posar a “la dali”.



El último perro que tuvimos en casa fue “el tolo” y el culpable de su adopción fui yo, que me lo traje de unas vacaciones en Villoslada. Era una extraña mezcla de pastor alemán y cocker spaniel con lo que nos salió un animal tan bruto y noble como cariñoso. No sé si se podrá decir que esos atributos sean los de su amo, pero algunas veces no digo que no me cuadren.



La foto es de 1974 y en ella se ve a mi padre tratando de educarle (un gesto por el que también me siento identificado con mi perro...).